Sunday Drivers

El sábado subieron un par de grados las temperaturas, cosa que hizo que la sombra se convirtiera en la auténtica protagonista del festival durante las primeras horas. Nos resguardábamos en ella mientras veíamos el directo limpio y contundente de Mucho. A día de hoy, imagino que sabréis que los integrantes de este grupo son los toledanos Sunday Drivers. El cantante, en cambio, no es Jero sino Martí Perarnau. Sé que las comparaciones son odiosas pero esta vez está más claro que el agua a quién nos recuerda esta nueva voz en castellano: I.F. (así, discretito, solamente con sus iniciales). De todas maneras, han sabido traernos una propuesta muy distinta de la de antes y  está gustando. Quedó clarísimo este fin de semana entre las caras de aceptación de los acalorados asistentes que iban merendando sus temas a media tarde.

Tras ellos, Manel nos teletransportaron hasta la costa catalana con humildad, un ukelele y esas letras tan sencillas y bonitas que llevan presentándonos desde que salió a la luz su primer disco. En 10 milles per veure una bona armadura, su segundo trabajo, han madurado  y evolucionado hacia un lugar más sólido. Era curioso ver como la mayoría de asistentes se acomodaban frente al escenario de los catalanes y los madrileños Havalina (que actuaban a la misma y mini créditos hora en el espacio Eastpak) se quedaban con un público mucho más íntimo. Sonaban en Madrid Benvolgut, Boomerang, Al Mar… y muchos las tarareaban. Muy emocionante. Queda confirmado que, a día de hoy, los únicos que meten cizaña entre las dos grandes comunidades autónomas de la península son los políticos. Y el fútbol, claro.

Lee mas